Blogia
[[ Quem não risca, não petisca!! ]]

Sebastião Salgado

 

Los emigrantes, ahora

Desde siempre, las mariposas y las golondrinas y los flamencos vuelan huyendo del frío, año tras año, y nadan las ballenas en busca de otra mar y los salmones y las truchas en busca de sus ríos. Ellos viajan miles de leguas, por los libres caminos del aire y del agua.No son libres, en cambio, los caminos del éxodo humano.En inmensas caravanas, marchan los fugitivos de la vida imposible.Viajan desde el sur hacia el norte y desde el sol naciente hacia el poniente.Les han robado su lugar en el mundo. Han sido despojados de sus trabajos y sus tierras. Muchos huyen de las guerras, pero muchos más huyen de los salarios exterminados y de los suelos arrasados.Los náufragos de la globalización peregrinan inventando caminos, queriendo casa, golpeando puertas: las puertas que se abren, mágicamente, al paso del dinero, se cierran en sus narices. Algunos consiguen colarse. Otros son cadáveres que la mar entrega a las orillas prohibidas, o cuerpos sin nombre que yacen bajo tierra en el otro mundo adonde querían llegar.

Sebastião Salgado los ha fotografiado, en cuarenta países, durante varios años. De su largo trabajo, quedan trescientas imágenes. Y las trescientas imágenes de esta inmensa desventura humana caben, todas, en un segundo. Suma solamente un segundo toda la luz que ha entrado en la cámara, a lo largo de tantas fotografías: apenas una guiñada en los ojos del sol, no más que un instantito en la memoria del tiempo.

(Eduardo Galeano, Bocas de Tiempo)

He estado viendo un libro del fotógrafo brasileño Sebastião Salgado, "Exodos", que tengo desde hace tiempo. Y según miraba algunas de sus espectaculares fotografías, me vino a la cabeza el fragmento de Eduardo Galeano en Bocas de Tiempo que he copiado más arriba. Se me ocurre que sus caminos son paralelos y muy próximos, aunque cada uno los camine a su manera: Salgado por la imagen y Galeano por la palabra. Pero en realidad, de cada relato de éste se podría sacar una fotografía; y de cada fotografía de aquel, un relato. De hecho, hay algunos de los escritos de Galeano que están inspirados por fotografías del brasileño (no sé a ciencia cierta si la relación es inversa). Dos maestros han hablado, y a mi no me queda nada más que decir, la verdad.

Lo que sí está claro es que la historia de los desplazados y de la miseria es planetaria, se pueden encontrar las mismas escenas que fotografiar o sobre las que escribir en todos los rincones del mundo. El progreso ha hecho que hoy podamos llegar a ellas a través de pequeñas ventanas de tiempo y espacio. Y el progreso es, en muchos casos, culpables de que existan.

Reflexiones de madrugada... Creo que debería hacer una sección que se llamara "La rabia que puede llegar a dar el mundo". Seguro que sería en la que más escribiese. A falta de una mejor (de momento), esta entrada queda en "Artes Varias", como homenaje a estos dos artistas que nos abren esas ventanitas a un mundo que es muy fácil olvidar. Gracias.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

ruBen -

mmm.. veo que ya sabes poner fotos ehhh!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres